Saltar al contenido

C√≥mo super√© mi miedo a las ara√Īas

noviembre 10, 2020

[ad_1]

Una oleada de escepticismo recorre mi cuerpo. Cierro los ojos y mi respiraci√≥n m√°s lenta, decidida a darle a John una oportunidad justa. Su voz es suave, adormeci√©ndome en un estado de calma. Despu√©s de unos minutos, comienza su c√°ntico: “A partir de este momento, estar√°s tranquilo, relajado y a gusto en presencia de ara√Īas”. Intento absorber sus palabras, interiorizarlas, realmente creer ellos.

“T√ļ tienes el control”, contin√ļa. “Est√°s tranquilo, relajado y a gusto en presencia de ara√Īas”. Sus palabras vienen en diferentes encarnaciones pero siempre me aseguran que permanecer√© “tranquilo, relajado y a gusto en presencia de ara√Īas”.

Esta hipnoterapia no es como los programas de televisi√≥n en los que un miembro del p√ļblico baila como un pollo cada vez que alguien grita “sopa”. Me siento atontado y relajado, pero soy muy consciente de lo que me rodea: acostado en una habitaci√≥n grande con otros 20 aracnof√≥bicos, con los ojos cerrados a la luz, con la profunda esperanza de que el hipoterapeuta cl√≠nico John Clifford sepa lo que est√° haciendo.

La tarde hab√≠a comenzado con todos reunidos en un teatro. John y el experto en ara√Īas del zool√≥gico de Londres, Dave Clarke, nos dijeron qu√© esperar de la sesi√≥n de cuatro horas. Explicaron que, s√≠, parece una farsa que un miedo de toda la vida pueda extinguirse en una mera tarde, pero que ha demostrado su eficacia para miles de personas.

Oficialmente, estuve all√≠ para revisar el programa de Rough Guides. Extraoficialmente, me estaba preparando para el viaje de Atlas y Boots alrededor del mundo. Sab√≠a que estar√≠a haciendo trekking en el Amazonas, acampando en Colombia y explorando Venezuela. No pod√≠a dejar que mi miedo a las ara√Īas estropeara el viaje y as√≠, con un optimismo inusual, me inscrib√≠ en el “Programa de ara√Īa amigable” en el Zool√≥gico de Londres.

Atlas y botas Manejando a Maggie la tarántula en el Zoológico de Londres, marzo de 2014

Despu√©s de la introducci√≥n, tuvimos una sesi√≥n grupal de ‘vinculaci√≥n’ en la que explicamos qu√© ten√≠an las ara√Īas que nos asustaban (‘la forma en que se arrastran tan r√°pido’, ‘sus patas peludas’, ‘Tantos piernas ‘,’ sus cuerpos negros ‘, etc.). John anot√≥ cuidadosamente todas las razones. Despu√©s de esto, Dave tom√≥ el manto y explic√≥ algunos hechos sobre las ara√Īas, destacando el hecho de que siempre corren lejos de los humanos. Detallaba sus h√°bitos y motivaciones, en esencia tratando de ‘humanizarlos’.

Despu√©s de un descanso para tomar un refrigerio lleg√≥ la sesi√≥n de hipnosis grupal, que me lleva a por qu√© estoy tirado en el suelo con 20 desconocidos, tratando de creer que permanecer√≠a tranquilo, relajado y a gusto en presencia de ara√Īas. Despu√©s de media hora de esto, John nos dice que imaginemos nuestro miedo como una pesada nube negra. Nos dice que lo imaginemos flotando m√°s y m√°s alto en el cielo hasta que, finalmente, se pulveriza en nuestras mentes. Cuando salimos de la hipnosis, todos nos sentimos un poco avergonzados, c√≥mplices de nuestra duda silenciosa.

Despu√©s de esto viene la verdadera prueba. Nos dirigimos a la secci√≥n ‘BUGS’ del zool√≥gico para conocer algunas ara√Īas de primera mano. Toco algunas ara√Īas caseras, todav√≠a sintiendo escalofr√≠os en mi columna. Luego intento capturar y liberar. Nunca antes hab√≠a capturado y liberado una ara√Īa, optando en cambio por aspirarla con una aspiradora. Paso la prueba pero no puedo evitar preguntarme si es solo porque tengo la manta de seguridad de los guardianes de las ara√Īas.

Despu√©s de esto, me entregan a Maggie, la tar√°ntula del zool√≥gico. La sostengo con poca dificultad. Ver√°, las tar√°ntulas no son realmente como ara√Īas. Son grandes y lentas, y son las ara√Īas caseras m√°s r√°pidas las que realmente me asustan.

Dejo la sesi√≥n en dos mentes. Por un lado, manej√© ara√Īas de la vida real sin asustarme. Por otro lado, ¬Ņpodr√≠a realmente curarme en solo una tarde? Trato de tener en cuenta lo que John nos dijo en la sesi√≥n: que si vemos una ara√Īa, es natural que reaccionemos con sorpresa, pero luego la calma se impondr√° y anular√° nuestra reacci√≥n inicial.

‘Ya veremos,’ Pens√©, en parte dudoso, en parte esperanzado.

Avance r√°pido un a√Īo y puedo decir con confianza que estoy curado. Recog√≠ una ara√Īa en mi sala de estar y la dej√© afuera, casualmente quit√© una del hombro de un colega, me fui a dormir con una arrastr√°ndose en la esquina de la habitaci√≥n y me duch√© despreocupadamente con una cercana. No puedo creerlo, pero estoy curado. Mi √ļnico deseo es tener una sesi√≥n similar para los bichos raros en general. En una extra√Īa dicotom√≠a, mantengo la calma frente a las ara√Īas ya sean ara√Īas dom√©sticas en el Reino Unido o tar√°ntulas en Colombia …

‚Ķ Pero a√ļn as√≠ se asustan por los errores de casi todas las dem√°s variedades.

Cuando vuelva a Londres, quizás busque a John para otra sesión.


Programa de ara√Īa amigable
Adulto = £ 135
Miembro de ZSL = £ 121.50 (10% de descuento)
Concesiones = £ 94.50 (30% de descuento)
zsl.org/experiences/friendly-spider-programme

Imagen principal: Atlas y botas

También podría gustarte:

[ad_2]