Hola londres

[ad_1]

Diecisiete países, cuatro continentes, una línea de fecha internacional y una circunnavegación completa más tarde, estamos en casa

Estamos en casa.

Nos despedimos en agosto del a√Īo pasado. Diecisiete pa√≠ses, cuatro continentes, una l√≠nea de fecha internacional y una circunnavegaci√≥n completa m√°s tarde, estamos en casa.

Las cosas son diferentes. Las bicicletas Boris ahora son rojas. Los conservadores tienen mayoría. Y a Robert Peston le creció el pelo.

Los hombres parecen m√°s altos. Las mujeres son m√°s glamorosas, pero quiz√°s solo pienso esto despu√©s de un a√Īo en equipo de senderismo. Tacones Dios, se sienten incre√≠bles. De repente, vuelvo a ser elegante. Y luego, por supuesto, duelen, pero, diablos, me llevar√°n de Charing Cross a Sagar, donde me reunir√© con amigos para cenar.

‚ÄúLa invasi√≥n hipster ha llegado a Stepney Green. Nadie es due√Īo del este de Londres, pero yo soy territorial “

Busco en las tiendas un cárdigan hasta la rodilla, mis viejos todavía están empacados. No puedo ver a mi madre sin cubrir mis jeans, inmodesta cuando la dejo desnuda. Ella me saluda con un beso.

Ee kitha obesta oyseh beh? ella me saluda. ¬ŅQu√© tipo de estado es este? Se refiere a la tez que me pas√≥, la que tan descuidadamente he manchado con el sol. Ella me hace entrar.

No hay lágrimas. Las lágrimas no son lo nuestro. La menor de mis cinco hermanas está casada ahora. Otro tiene un hijo nuevo. Nosotros, los Abdullahs, somos caseros y fértiles.

La invasi√≥n hipster ha llegado a Stepney Green. Nadie es due√Īo del este de Londres, pero yo soy territorial. Camino por el cementerio de St. Dunstan y me tranquiliza como siempre. Mi paso se acelera m√°s all√° de Ben Johnson Road. A los 33, soy demasiado mayor para que los chicos j√≥venes me molesten en las esquinas, pero los recuerdos son m√°s fuertes que los m√ļsculos, as√≠ que apresuro mi ritmo de todos modos.

Observo a los viajeros en el metro de Londres y la presunción de un viajero brota en el interior. No importa, Reprimo su prisa, pero la verdad es que hace. La gente todavía tiene vidas por vivir. Nadie sabe y a nadie le importa que haya estado fuera tanto tiempo o que vea las cosas de manera diferente.

Pronto, nos vamos a pasar unos meses en Francia, así que abrazaré Londres con todas mis fuerzas. Yo como. Oh, como y como y como. Bangalore Express en Bank, Kati Roll Company en Oxford Circus, Lahore Kebab House en Whitechapel, Zeera en Mile End. Para equilibrar la gula, corro por los canales. Hago mi primer 5k sub-30. Estoy más en forma de lo que temía.

Voy al cine, el primero en un a√Īo, y compro una combinaci√≥n gigante de palomitas de ma√≠z y coca cola. Me siento solo y me siento en paz.

Yo gasto. Compro las c√°psulas de vitamina Est√©e Lauder Advanced Night Repair y Angel and Viviscal de Thierry Mugler y un vers√°til bolso italiano. Se tragan cientos de mi b√ļfer de regreso a casa y contravienen la filosof√≠a del viajero, pero no me importa porque no me he sentido completamente limpia y completamente hermosa en mucho tiempo y ahora s√≠.

Visito el parque Richmond y veo a los ciervos deambular. Camino por el puente de Waterloo en el crep√ļsculo y veo los horizontes oscurecerse bajo el sol de finales de verano. Siento el zumbido y los latidos de mi ciudad natal y siento una felicidad profunda y profunda.

Hola londres Lloro silenciosamente. Es tan, entonces es bueno estar en casa.


Very British Problems de Rob Temple es una visión hilarante de la psique británica, que revela todas las formas en que somos una nación de bichos raros socialmente incómodos pero bien intencionados, que luchan por sobrevivir todos los días sin disculparse con un objeto inanimado.

Imagen principal: Dreamstime

También podría gustarte:

[ad_2]

Deja un comentario