Saltar al contenido

La vida bajo llave

noviembre 15, 2020

[ad_1]

Kia, que se enorgullece de su disciplina, examina los efectos del coronavirus en su estado de √°nimo

Ayer, me promet√≠ a m√≠ mismo que cerrar√≠a mi computadora port√°til a las 5 pm en punto. Las horas de trabajo de mi semana hab√≠an adquirido una cualidad extra√Īa y plana: superficial, como patear mis aletas y golpear la arena.

Me encontré pasando de una tarea a otra, interrumpiéndome a mitad de camino para revisar las noticias, revisar Twitter, revisar un rastreador y luego otro. De esta manera, me encontré pasando horas seguidas de más horas, por lo que prometí cerrar mi computadora portátil a las 5 pm en punto.

Cuatro horas después, todavía estaba en mi pantalla, desplazándome, haciendo clic, enlazando, hundiéndome.

Me tomó seis días reunir la disciplina para escribir este artículo. Me duele decir eso porque me enorgullezco de la disciplina; sobre arena; en vamos a empezar con eso.

No soy neur√≥tico ni fr√°gil. He pasado por demasiadas cosas en la vida como para que me consuele retorcerme las manos. No me encontrar√°s agarrando mis perlas o apretando mis pu√Īos; Estoy demasiado ocupado ir a buscar eso.

India Hobson / Uso legítimo Kia siempre se ha imaginado a sí misma como una emprendedora

Hay una cita por la que trato de vivir: la disciplina es elegir entre lo que quieres ahora y lo que m√°s quieres y siempre he sido bueno para cumplirlo.

Hasta ahora. No he logrado concentrarme esta semana o este mes, porque la pandemia ha quitado la alfombra de debajo de mis pies, tan suave y sutilmente que apenas me di cuenta.

Yo era uno de los equivocados; los que pensaron que deberíamos mantener la calma y seguir adelante incluso cuando mis ingresos se desplomaron, incluso cuando la OMS hizo sonar la alarma. Sigue y sigue, porque esa es la forma británica. Pero ahora aquí estoy, incapaz de concentrarme.

No es el miedo al virus en sí, sino sus secuelas lo que más me preocupa. Verá, de donde yo vengo, la gente no tiene una red de seguridad. No pueden llamar a sus padres para pedirles un préstamo a corto plazo, no tienen trabajos en los que puedan trabajar desde casa, no tienen un parachoques o baluarte u otro eufemismo para evitar un aterrizaje forzoso.

Es justo decir que me muevo en tres c√≠rculos. La primera es de donde vengo: Tower Hamlets en el este de Londres, que est√° ocupado en gran parte por gente de clase trabajadora. Este c√≠rculo es el c√≠rculo de las se√Īoras de la cena (mi hermana) y los conductores de reparto de supermercados (mi hermano), los operadores de Uber (mi cu√Īado) y los apiladores de estantes (mi sobrino).

Barrio de Kia en Tower Hamlets
Yo Wei Huang / Shutterstock Barrio de Kia en Tower Hamlets

El segundo c√≠rculo es de aut√≥nomos, emprendedores y creativos que se lanzaron por su cuenta hace un a√Īo, cinco a√Īos, tal vez diez a√Īos, y poco a poco han ido construyendo sus negocios.

El tercer círculo es el del conjunto de medios: autores, periodistas y locutores que generalmente (pero no siempre) tienen una red de seguridad.

Me preocupan los tres círculos, especialmente el primero y el segundo. Me preocupan los medios de vida perdidos, las casas reubicadas, el precipicio cada vez más delgado en el que muchos de nosotros estamos haciendo equilibrio. Llegará un punto en el que la gente ya no podrá pagar una tienda de comestibles. Esto, para la élite, parece hiperbólico, pero es una realidad viva que respira.

Me ha desanimado particularmente el mensaje de ‘qu√©date en casa’ que he visto en las redes sociales, generalmente emitido por personas que pueden permitirse quedarse en casa. Lo que parecen no entender es que algunas personas necesitar para ir a trabajar, algunas personas no tienen jardines, algunas personas tienen problemas de salud mental y necesitan hacer ejercicio al aire libre (que por cierto todav√≠a est√° permitido).

A los compradores se les ha dicho agresivamente que 'se queden en casa'
Alexandros Michailidis / Shutterstock A los compradores se les ha dicho agresivamente que ‘se queden en casa’

Puede ser cierto que la agresi√≥n no est√° dirigida a quienes debe aventurarse a trabajar, pero considere c√≥mo se sentir√≠a mi hermana cuando lea ‘qu√©date en casa’ mientras se sube al DLR de camino a un turno en la escuela que permanece abierto para los hijos del personal del NHS.

Como un comentarista Ponlo, parece que ‘el distanciamiento social entr√≥ en nuestro idioma como uno de esos t√©rminos que aprendieron los liberales educados y luego (un d√≠a despu√©s de aprenderlo) se blandi√≥ como un garrote contra otros por no saber. Se ha convertido en algo que desprecian a los pobres por ser incapaces o demasiado est√ļpidos para hacerlo tan bien como ellos ‘.

El llamado a quedarse en casa lata hacerse sin agresi√≥n o moralizaci√≥n de mano dura o comentarios sarc√°sticos sobre la “selecci√≥n natural en proceso” junto con una imagen de una cola de supermercado.

Son las personas en esas colas, aquellas que no pueden retirarse a una casa de campo o recibir la comida en su puerta, por quienes me preocupo.

Atlas y botas
No todo el mundo puede retirarse al campo

Después de seis días de intentar escribir esta publicación, me he dado cuenta de que no puedo atravesar esta inercia con la fuerza bruta. No puedo sentarme en mi escritorio y obligarme a escribir siguiendo las instrucciones de una cita sobre disciplina. No puedo encender mi Freedom, guardar mi teléfono, poner los nudillos y hacer las cosas.

Están pasando demasiadas cosas en el fondo de mi mente. Hay preocupación, miedo y consternación, no solo por los que perderemos, sino por todos los que quedamos atrás.


¬ŅDisfrutaste esta publicaci√≥n? fijarlo para m√°s tarde …

vida bajo llave

Imagen principal: Lijuan Guo / Shutterstock

También podría gustarte:

  • Puente de Londres por la noche

    Hola londres

  • Kia en Catalu√ĪaAtlas y botas

    No he elegido viajar por encima de los ni√Īos; Simplemente no quiero ninguno

  • lecciones de viajar por el mundo

    He viajado oficialmente por el mundo. Esto es lo que he aprendido

  • Forida y Kia en una caminata por las colinas de Chiltern viajando con p√©rdida auditivaAtlas y botas

    Viaja con mi hermana: conquistar una vida de pérdida auditiva



[ad_2]