Saltar al contenido

Ll√°mame diva pero he terminado con el campamento

noviembre 10, 2020

[ad_1]

Todos tenemos cierta imagen de nosotros mismos: un sentido de quiénes somos, lo que nos gusta y lo que no nos gusta, nuestras fortalezas y nuestros defectos. Si le pidiera que nombrara tres cosas buenas y tres cosas malas de usted mismo, es probable que pueda hacerlo con facilidad.

Mis aspectos positivos son que soy decidida, ingeniosa y leal. Por el contrario, mis aspectos negativos son que soy terco, competitivo e impaciente. Entre esos seis grandes rasgos se encuentran cientos de peque√Īos: c√≥mo no soporto las tardanzas, c√≥mo no me gusta compartir mi comida, c√≥mo no ver√© una pel√≠cula antes de leer el libro.

Tener una imagen de uno mismo no es √ļnico ni interesante. Qu√© es interesante es cuando aprendes que est√°s equivocado contigo mismo. Por ejemplo, si me preguntaras si soy como Meredith de The Parent Trap …

Yo dir√≠a ‘Por supuesto que no. ¬°Estoy al aire libre! ¬°Tengo las fotos para probarlo!’

Atlas y botas

Mi imagen de m√≠ mismo me dice que soy aventurero y aventurero, c√≥modo descansando junto a una chimenea despu√©s de un refrescante ba√Īo en ese arroyo en el camino. Sin embargo, despu√©s de nuestro √ļltimo campamento (en San Agust√≠n, Colombia), me di cuenta de la verdad, que es que estoy no al aire libre y yo no c√≥modo holgazaneando con pondscum en mi cabello.

La verdad es que odio acampar. He intentado que me guste, de verdad. Despu√©s de un comienzo inestable, Peter y yo acampamos varias veces m√°s, pero eso me hizo sentir miserable. Acampar es como mil recortes de papel: quiero sentarme afuera pero encuentro orugas en mi pierna, quiero cocinar algo y encontrar un cangrejo en la sart√©n, quiero darme una ducha pero encontrar dos bichos monol√≠ticos all√≠, quiero ir al ba√Īo pero parece Silence of the Lambs (polillas, no can√≠bales).

Atlas y botas

Afortunadamente, ya no le tengo miedo a las ara√Īas (m√°s sobre eso la pr√≥xima semana), pero todav√≠a tengo un miedo mortal a los insectos. Adem√°s, yo me gusta ducharse por la noche, sentirse limpio y dormir en una cama de verdad. Para llevar el punto a casa, as√≠ es como me veo y me siento cuando me alojo en un lugar agradable (enero de 2015).

Atlas y botas

Así me veo y me siento al acampar (febrero de 2015).

Atlas y botas

Y, entonces, me niego a hacerlo m√°s, he terminado con el campamento. S√© que es barato y s√© que a Peter le encanta y s√© que lleva seis meses cargando una tienda de campa√Īa de 2 kg en la espalda, pero lo odio. No le har√≠a ver Sleepless in Seattle durante tres d√≠as seguidos, as√≠ que no puede obligarme a hacer esto.

Ll√°mame diva si quieres, dime que no soy un mochilero ‘real’, o que no estoy logrando alcanzar alg√ļn punto de referencia arbitrario del culto al aire libre. Lo super√©.


Imagen principal: Atlas y botas

También podría gustarte:

  • acampar juntos por primera vez

    Chica de ciudad, chico de campo: acampar juntos por primera vez

  • problemas de mochileros

    Problemas de los mochileros: 7 cosas con las que luché en mi primer mes en la carretera

  • 5 problemas de viaje que solo las mujeres entender√°n

  • Lo que me ense√Ī√≥ viajar con un hombre sobre el acoso callejero

[ad_2]