Saltar al contenido

Paracaidismo en Cairns: saltar desde 16.000 pies

noviembre 11, 2020

[ad_1]

Después de un mes en Australia, el paracaidismo en Cairns parecía una forma adecuada de terminar un viaje épico.

Me dejé caer en la almohada con el aire desganado de alguien que se enfrenta a 200 canales y no hay un programa de televisión decente entre ellos. Suspiré, luego bostecé y luego me encorvé.

Despu√©s de siete d√≠as de bucear en la Gran Barrera de Coral y toda la maravilla y la adrenalina que conlleva, pasar dos d√≠as encerrados en un hotel de Cairns parec√≠a una forma de terminar nuestro viaje de un mes por Australia. Claro, hab√≠a una gran casa de panqueques al final de la calle y, s√≠, Aangan a la vuelta de la esquina hizo una excelente cocina india, pero despu√©s de acampar, caminar, navegar y bucear en este pa√≠s del tama√Īo de un continente, no est√°bamos satisfechos con una tranquilidad. adi√≥s.

Por cierto, nos quedaba algo de kilometraje en nuestro Greyhound 10,000 KM Pass que compramos para transporte y recorridos (ahora reemplazado por el Whimit Pass). Habíamos utilizado la mayor parte de nuestra cuota cruzando de Adelaide a Alice Springs y luego de Airlie Beach a Cairns, así como en una gira de Vecinos en Melbourne y dos noches de campamento en Uluru. Sorprendentemente, nos quedaba suficiente kilometraje para hacer paracaidismo en Cairns y por eso reservamos un vuelo con Skydive Australia.

Atlas y botas Nuestro carro espera

Peter y yo habíamos hecho paracaidismo antes y esta fue una oportunidad para disfrutar de la experiencia con conocimiento de primera mano de qué esperar. Y, entonces, nos encontramos levantándonos antes del amanecer y bajándonos las escaleras para nuestra recogida a las 5 am.

Dentro del minib√ļs hab√≠a un grupo de seis pasajeros, todos con los ojos nublados y sobrios, tal vez sin darse cuenta todav√≠a de lo que les esperaba. Cuando amaneci√≥ afuera, notamos el manto de nubes pesadas que parec√≠an temblar y sacudirse en un cielo trapo. Si llov√≠a, el paracaidismo se cancelar√≠a; a 16.000 pies, las gotas de lluvia se forman como agujas mientras caes mucho m√°s r√°pido que el agua.

Con los dedos cruzados por el buen tiempo, llegamos al centro de paracaidismo y completamos el papeleo necesario, as√≠ como un pesaje para cierto disgusto (un c√°lculo justo despu√©s de un mes de desayunos de ‘avo aplastado’). Nos pusimos pantalones holgados y arneses ajustados, luego vimos un video instructivo.

Listo para tomar vuelo paracaidismo en cairns
Atlas y botas Listo para volar

Afuera, el clima empeor√≥ y esperamos pacientemente a que nuestros instructores hicieran preguntas. Despu√©s de aproximadamente una hora, obtuvimos el visto bueno y subimos al minib√ļs en una mezcla de ansiedad y euforia.

Los instructores eran t√≠picamente entusiastas: todos estaban llenos de entusiasmo y exuberancia ardiente mientras nos dirig√≠amos al aer√≥dromo. Lo que pasa con los adictos a la adrenalina es que nunca se cansan de la adrenalina. En el alboroto, de alguna manera fuimos ungidos como el “Escuadr√≥n de la Muerte”.

Por desgracia, no habría suerte de prueba porque tan pronto como llegamos al aeródromo, la ventana meteorológica se cerró de golpe. Desinflados, esperamos en el aeródromo durante media hora antes de regresar al centro de administración.

Cielo sombrío paracaidismo en cairns
Atlas y botas Cielos sombríos

Dos de nuestro grupo partieron porque ten√≠an que tomar un vuelo esa tarde. El resto de nosotros fuimos invitados a esperar un poco m√°s. Quiz√°s nuestro √ļltimo d√≠a en Australia ser√≠a un chorro de agua despu√©s de todo. Esperamos otra hora hasta que la necesidad de caf√© de Peter super√≥ su necesidad de velocidad. Les aseguramos a nuestros instructores que todav√≠a quer√≠amos saltar y regresar√≠amos inmediatamente despu√©s del caf√©.

Seg√ļn la ley de sod, justo cuando llegamos a la cafeter√≠a, un instructor nos llam√≥ y nos dijo que volvi√©ramos. Se hab√≠a abierto otra ventana. Esta vez, subimos al autob√ļs con una sensaci√≥n de esperanza menguante; los cielos afuera parec√≠an peores que antes.

No teníamos que haber temido tan pronto como llegamos, nos dijeron que nos pusiéramos el equipo y nos dirigiéramos al avión. La adrenalina comenzó a bombear una vez más. Cuando subimos al avión, noté que Peter estaba tranquilo y relajado en marcado contraste con nuestro primer paracaidismo. Como dijo en City girl, country boy, apenas me estremecí cuando salté del avión esa primera vez mientras él era una tormenta de improperios.

Eso no quiere decir que no hubiera nervios en juego. Un cliente, mientras colgaba del avión, suplicó un indulto. Si este fuera mi primer salto en paracaídas, es posible que me haya prestado una pausa, pero tal como estaba, me sentí tranquilo y a gusto.

Cuando saltamos del avión, en lugar de gritar y gritar como lo hice la primera vez, miré a mi alrededor, contemplé la vista y saboreé la sensación de volar.

Pasamos a trav√©s de una nube cargada de condensaci√≥n y vi que era cierto: a esta altura y ritmo, las gotas pican como agujas. Afortunadamente, a√ļn no estaba lloviendo y r√°pidamente pasamos por la secci√≥n dolorosa.

Despu√©s de un minuto de ca√≠da libre, mi instructor, Ken, me advirti√≥ que estaba tirando del cable. Nos disparamos con una carrera embriagadora y luego, una calma antinatural: una extra√Īa sensaci√≥n de farsa como si esto fuera irreal de alguna manera.

Atlas y botas

Ken me dejó tomar las riendas y yo maniobré bajo sus instrucciones. En poco tiempo, renuncié felizmente al control (hay una razón por la que evito conducir). Mientras tejíamos y nos balanceábamos, me complació haber tomado una pastilla para el mareo. La primera vez que hicimos paracaidismo, sentí muchas náuseas después de trazar círculos en el cielo. Esta vez, no hubo nada más que asombro.

Muy pronto, llegó el momento de la caída. Corrimos hacia el suelo y levanté las piernas como se muestra en el video instructivo. Cuando Ken cayó al suelo, yo también bajé los pies. Nos balanceamos por un momento, luego nos estabilizamos mientras la adrenalina corría por nuestras venas.

Celebración posterior al vuelo después del paracaidismo en Cairns
Atlas y botas Celebración posterior al vuelo después del paracaidismo en Cairns

Gritamos y gritamos, la √ļnica reacci√≥n posible al lanzarnos a 16.000 pies por el cielo. Peter se reuni√≥ conmigo y reflexionamos sobre c√≥mo esto era diferente a nuestro primer paracaidismo. Fue menos intimidante pero igual de emocionante.

Ken nos hizo la pregunta que hace a todos sus volantes: ¬Ņlo har√≠as de nuevo? Peter y yo hicimos una pausa y luego sonre√≠mos. Si. Por supuesto lo har√≠amos de nuevo. Y as√≠ termin√≥ nuestra odisea australiana y qu√© final tan apropiado.

Paracaidismo en Cairns: lo esencial

Qué: Paracaidismo en Cairns, Australia.

Dónde: Nos alojamos en el hotel Park Regis City Quays en Cairns, una base limpia y conveniente desde la que explorar la ciudad y más allá. Las habitaciones son amplias y funcionales, y están equipadas con nevera, microondas y balcón acogedor.

Hay una piscina en la azotea y un salón relajado junto a la recepción. Park Regis City Quays también ofrece una variedad de apartamentos que incluyen una opción de dos dormitorios con un gran balcón, nevera grande y horno microondas.

Cuando: Cairns es una puerta de entrada a la Gran Barrera de Coral y, como tal, la mejor época para visitarla es de julio a octubre para una alta visibilidad y poca lluvia y viento.

Cómo: Hicimos paracaidismo en Cairns con Skydive Australia, un atuendo profesional con el que nos sentimos 100% seguros y cómodos.

Se puede llegar a Cairns en coche con Hertz Australia, en autob√ļs con Greyhound Australia o en avi√≥n hasta el aeropuerto de Cairns. Reserve vuelos nacionales o internacionales a trav√©s de Skyscanner a los mejores precios.


¬ŅDisfrutaste esta publicaci√≥n? fijarlo para m√°s tarde …


Australia es un pa√≠s enorme. Si prefiere transmitir la planificaci√≥n, le recomendamos G Adventures y sus recorridos por Australia para grupos peque√Īos.

Lonely Planet Australia es una guía completa del país, ideal para aquellos que desean explorar los principales lugares de interés y tomar el camino menos transitado.

Imagen principal: Atlas y botas

También podría gustarte:

  • Buceo Steve's Bommie en la Gran Barrera de Coral √≠dolo moro de coral 1Atlas y botas

    Buceando con Steve’s Bommie en la Gran Barrera de Coral

  • Uluru en el centro rojo de Australia vale la pena el viajeAtlas y botas

    Uluru Rock Tour: aquella vez que acampamos en el interior

  • Escalando el monte Kosciuszko, el pico m√°s alto de Australia

  • Atracciones de Great Ocean Road 12 ap√≥stolesAtlas y botas

    Atracciones de Great Ocean Road: lo que debe, debe y podría

[ad_2]